12 de octubre de 2007

Sopa de caracol



Este es un post contra la burocracia cotidiana de los vuelteros y en favor de la gente directa que, sin alejarse demasiado de sus personajes, manda sus cosas al frente.

La mayoría de la gente vive montada a escaleras de caracol. La mayoría de la gente anda buscando el último escalón, el que termina en el cielorraso. La mayoría de la gente solo piensa el modo más fácil de alcanzar esa estrella. Los descansos, donde alguna vez se jugó seguir o parar, se pierden en la respiración sin compás de quien los pasó de largo, sin siquiera mirar.

Las conchas de los caracoles de las escaleras son todas espiraladas. Las vueltas ya se venían dando, uno le entró así y... ya siguió. Adelante, siempre hacia adelante. Es que las curvas se volvieron rectas y se mandó quinta porque el camino estaba llanito. Así, se hace fácil cinturear cualquier tipo de accidente geográfico.

No me imagino vivir en un mundo de escaleras lisas, será cuestión de aguzar el ojo? Estas escaleras (mis escaleras), al principio, chocan. Pasado el shock, se revaloriza el lugar del descanso, se amplía su entorno y, cuando hay que echarse atrás, se aprende a usar el retrovisor.

Algún que otro amigo me habló del elitismo de las escaleras lisas, sostiene que no cualquiera las banca. Yo aspiro a su democratización, socialización y puesta en marcha como plan social al alcance de las masas. Mi médico me asegura que disminuyen el estrés y bajan la probabilidad de problemas cardíacos. Es que cuando vamos de frente, además de angustia y ansiedades, nos ahorramos malos entendidos.

Propongo, desde este espacio, desnaturalizar las curvas allanadas y superar los aparentes no-obstáculos de la falta de rugosidad. En cualquier caso, es obligatorio llevar prendidos los faros de posición.

3 pinceles hicieron su aporte:

Mariana dijo...

Hoy, en un acto pleno de barroquismo, me comento a mí misma con las sugerencias que algunos lectores me hicieron llegar por otros medios:

Carlita apuesta por no dejar que los faros de posición se apaguen nunca.

Vale propone como respuesta alternativa las líneas paralelas (http://valeriabullaude.blogspot.com/2007/10/lineas-parelelas.html), a ella respondo que las líneas paralelas no son más que una forma más de dar vueltas: 1º solamente se unen en el infinito (vivimos aquí y ahora), 2º adhieren a los tiempos circulares que no hacen más que dar vueltas sobre si mismos.

Seguimos recibiendo alternativas y/o sugerencias.

Mareada(Dizzy) dijo...

hola, los conejitos no estan tristes, yo estoy triste, y el camino de mi blog? honestamente no creo q tenga uno,tampoco se a q te referis exactamente.
lindo blog, nos conocemos de algun lado?
q andes bien
saludos

Animoc dijo...

La iluminación es muy importante, no hay dudas de ella, ya que su cambio produce mayor curvatura (hacia adentro o hacia fuera según "el caso"). Para una mejor subida se debería contar con puestos de control ecuatoriales cada...digamos...unos 15 escalones, obligatorio descanso del viajante de espirales.

 
 
Copyright © Retratos u Obsesión
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com. Premium Wordpress Themes | Premium Wordpress Themes | Free Icons | wordpress theme
Wordpress Themes. Blogger Templates by Blogger Templates and Blogger Templates