5 de octubre de 2007

En la trinchera


Este es el Lolo, también conocido como Bernardo y, según revelan las últimas encuestas, llamado Benedicto por los menos. En este juego de personajes ha optado por el rol de pícaro, pendenciero y renegado.

El Lolo vive más allá de la hilera doble de alambrado que delimita la frontera de mi hogar. En algún tiempo, supo estar de este lado, pero la fuerza de las circunstancias lo obligó a cruzar la línea. Para él, su forma de vida es puro altruismo. Es un alma libre, como el viento (obvio), que vaga por las calles disfrutando de experiencias asombrosas que de otro modo no podría alcanzar y, por si eso fuera poco, su función es fundamental en esta sociedad: se encarga de despertar el instinto de la solidaridad en los vecinos del barrio que debemos unir fuerzas para alimentar sus días.

Mi verdad, el Lolo es un ser egoísta y descorazonado. No sabe compartir y necesita la atención constante de los otros sobre si ...y eso de la solidaridad... término bastante optimista para referirse al chantaje puro y duro.

El Lolo, previo amparo de la memoria selectiva, se olvidó de toda una serie de factores que confluyen alrededor de un viento para que éste pueda vagar libremente. Mientras tanto, anda por ahí haciendo uso y abuso de lo que, a sus ojos, es contingente y azaroso.

Pobre Lolito...

5 pinceles hicieron su aporte:

GuILLoTiNe dijo...

recuerdo mi fugaz encuentro con esta criatura... al parecer no le fue revelante el hecho de que yo sea un desconocido, ya que al instante comenzó a usar sus tácticas de chantaje, excesivamente manipuladoras (en este caso, mirarme con ternura y agitar la cola), para conseguir su objetivo: que lo acaricie.
me siento usado... un simple instrumento de este maligno ser.

Mariana dijo...

Todos somos víctimas de Lolito, pero solo eventualmente lo recordamos.
Creo,Guillo, que tu problema estuvo en creer que para él sos un desconocido: en el punto que te reconoció persona, él ya te estandarizó en el rubro, homogeneizándote y categorizándote como... potencial proveedor de cariño. Miau (a veces pienso que este perro es cruza de gato y zorro).

RETORYO dijo...

Mariana, o sea que Lolo prefiere una vida de dilapidación y trotamundos, pero claro, sabe que siempre que le suenen las tripas, ahí estas para tirarle un Dogui aunque más no sea.
Conozco varias personas que hacen lo mismo, pero sólo Benedicto Bernardo parece hacerlo sinceramente, no como pose, sino como una actitud ante la vida.

Animoc dijo...

Yo no lo tengo al Lolo, pero si está la Negrita y el Boby, ellos siguen una tradición hereditaria, no los culpo. Creo que es como dice Retoryo, es una actitud no una pose.

Mariana dijo...

Totalmente de acuerdo con Retoryo y Animoc, él lo vive así. Las cosas le son muy transparentes desde su lugar.
Ahora estoy en plan de convencerlo de que, al menos, me acompañe en mis caminatas (viene llegando hasta mitad de camino).

 
 
Copyright © Retratos u Obsesión
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com. Premium Wordpress Themes | Premium Wordpress Themes | Free Icons | wordpress theme
Wordpress Themes. Blogger Templates by Blogger Templates and Blogger Templates