8 de octubre de 2007

El juego del tesoro

Lo lindo de los troncos y las raíces es que son puros matices. Cambian de aspecto, color y textura según cómo se posicione el observador. A veces los veo y pienso sus formas, me apropio de ellas y me cuento sus historias.

El otro día, no vi el final. Eso estuvo bueno. Vi las raíces subir y después bajar. El verde se hizo marrón a lo lejos y también de cerca. Se cruzaron de costado, frente y perfil.

En una de esas, pensé dejarme cruzar, mimetizarme con el juego y, como quien camina, echar un par de raíces... Por suerte, la edad me pudo y consideré más apropiado, al momento, no pasar de planta parasitaria, del tipo de las aéreas: a veces parando en los cables, otras por las ramas, pero volando y, mejor, viviendo de las ráfagas. Simpática la nena.

Igual, hay raíces y troncos y, también, tiempos y temporalidades... Digo, algunos más firmes que otros, más resistentes, flexibles, secos, rugosos. Ingredientes válidos para todo tipo de aprovisionamiento, transitoriedades vigentes según la expectativa generada.
Como siempre, los cruces los ve un observador que mira algo para alguien por algo. Yo miro los troncos, desde nunca, para encontrar.

Por la búsqueda de búsquedas, salud!

2 pinceles hicieron su aporte:

panchito dijo...

hola marianita, te mando un besito, bien chiquitito...
cuidate...
bueno, que sean dos...

Gustavo dijo...

Me prendo. Salud!
Siempre pensé que Peirce era muy ambiguo. Yo también quiero mirar desde nunca.

Saludos niña, muy muy muy lindo esto que leí hoy.

 
 
Copyright © Retratos u Obsesión
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com. Premium Wordpress Themes | Premium Wordpress Themes | Free Icons | wordpress theme
Wordpress Themes. Blogger Templates by Blogger Templates and Blogger Templates