27 de agosto de 2007

Adiós a las armas

Pasé parte del invierno lloriqueando por un pasamontañas que no me dieron. Suelo pasar gran parte de los inviernos lloriqueando por pasamontañas que nunca llegan. En cambio, tengo tres bufandas (falta la colorada que este año se tomó vacaciones) y un pañuelo. Así es como lucen hasta el día de hoy. Mañana o pasado ya no van a estar más ahí. Cual serie televisiva de vacaciones, la temporada llega a su fin, sus 13 semanas de gloria están terminando y nadie por aquí pide bis o episodio doble y cargadito para el cierre.
Es cierto, el invierno tiene sus postales gloriosas y sí, suele ser más soportable que el calor.
Mi papá nos rebate a los que sostenemos esta premisa, resulta que nosotros no sabemos lo que es vivir en un lugar verdaderamente frío, y a continuación nos deleita con sus exquisitas anécdotas de juventud dorada en Iowa.
Yo, por mi parte, creo que hay una diferencia sustancial entre vivir en un lugar verdaderamente frío pero acondicionado para tales temperaturas y vivir en un lugar al que, siguiendo la clasificasión de mi padre, podríamos llamar "pseudofrío" o "no verdaderamente frío", pero acondicionado para el antaño usual clima subtropical.

Más allá de recordar que el cambio climático nos afecta a todos y de mostrar que la tecnología por casa no está al pie del cañón, mediante este sencillo homenaje quise despedir a las inseparables compañeras de las últimas semanas. Las bolitas de naftalina ya las esperan dentro de alguna valija en lo alto del placard. Sea.

8 pinceles hicieron su aporte:

Anónimo dijo...

me a gustado tu relato...cuentas las cosas de una manera especial haber si hacemos algo juntos yo ago la musica y tu la letra ok? un besazo wuapa

Rafa

GuILLoTiNe dijo...

particularmente prefiero el verano... tengo una tendencia infantil (entre muchas otras) a resfriarme crónicamente con el frío... creo que este año fue el que más escuché que me dijeron "estás desabrigado", tal vez debería gastar unos pesos en una de esas armas... o no...

PabloGiori dijo...

MAs retrato, sisi indudablemente esta imagen gana por penales con la obsesion que ha sido dejada de lado... una victoria para Bliss, 0 victorias para el blister... Cuak!

Paty dijo...

Una vez más me deleita leerte, me agrada y admira esa facilidad y aptitud de poner en palabras y transmitir sensaciones y emociones, que emanan de tan diversos estímulos. Me uno a tu sencillo homenaje de despedida (temporal), no sin antes decirte que me encanta sobre todo, que una de esas bufandas sea una de tus “inseparables compañeras”. Eso me halaga, me alegra, me da muchísimo gusto.
Paty

Valeria Bullaude dijo...

la sensación del frio... o del calor...

se trata en realidad, de darle un principio y un fin a las cosas..
termina el invierno, empieza la primavera.. y así

estaré poniendome muy yin? o yan?
je!
v.

RETORYO dijo...

Si no era porque me estaba fijando en la foto, no leía esta TREMENDA lectura. Impresionante descripción de sensaciones y sentimientos de quienes TENEMOS FRIO.
Gracias, muchas gracias.

Senshi-Kurai dijo...

agarrá el abrigo nena, nos vamos a Alaska.



Me encanta el frio.


Saludos!

Anónimo dijo...

la imagen me hizo acordar un poco a la pantalla de cdo canal 10 terminaba su programación(pìppppppp)...no se tal vez los colores, tal vez la idea de fin, de acbado. Yo acá añoraré el frio y mis muchos resfrios solitarios y grises x otros 13 meses.
carla

 
 
Copyright © Retratos u Obsesión
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com. Premium Wordpress Themes | Premium Wordpress Themes | Free Icons | wordpress theme
Wordpress Themes. Blogger Templates by Blogger Templates and Blogger Templates