3 de septiembre de 2007

Las 7 diferencias

Camino por esta cuadra desde que el terreno de enfrente no era más que un descampado apto para el fulbito. Percibí con tranquilidad la rápida construcción y posterior venta de estas fast-houses. Desde entonces, hace unos cuantos años, ya me causaban cierta simpatía estas bonitas residencias siamesas que comparten nada más y nada menos que su columna vertebral... esperemos no precisen transplante de médula.
En un principio advertí que el arquitecto responsable debía ser de boca, después consideré la posibilidad de que fuera sueco y un tiempo más tarde se me ocurrió lo aburrido y frustrante que podría llegar a ser el vivir en alguna de esas casas: vainilla y crema del cielo, como sabores de supermercado, la diferencia está en el colorante.
Yo, de vivir ahí, hubiera hipotecado mi propiedad para comprar la otra, nada más que por el gusto de la originalidad: saberme dueña de algo que nadie más que yo tenga (o por lo menos no hacer tan evidente su no posesión).
La originalidad pasó de moda hace casi un siglo, y yo aquí, esforzándome por rememorarla. Está bueno esto de sentir nostalgia por los tiempos no vividos... siempre y cuando no se vuelva costumbre. Salud.

1 pinceles hicieron su aporte:

I. RODRIGO S.L dijo...

Podes creer que nunca vi esas casas?

 
 
Copyright © Retratos u Obsesión
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com. Premium Wordpress Themes | Premium Wordpress Themes | Free Icons | wordpress theme
Wordpress Themes. Blogger Templates by Blogger Templates and Blogger Templates