7 de diciembre de 2007

El retrato que no fue

Este es el retrato de un pájaro que pica un fruto seco cerca de una de las ventanas de mi cuarto aproximadamente 5 segundos después de que el pájaro decida migrar a mejor superficie.

Llegué tarde para la foto, y no sólo no salí yo, sino que tampoco el homenajeado. Justo cuando pensaba que los vientos estaban cambiando, que los radares aviares se desequilibraban y, quizás, ahora sí, sus nuevos rumbos y posturas me permitirían guardarlos en una postal menos efímera que eterna, resulta que todo sigue igual.

Así, disfruté de un roer sin dientes fugaz. Así, el no-retrato de hace una semana es el retrato de esta semana. Así, el vacío apícola de la imagen es el vuelo que desbordó y se (me) escapó.

Ahora, buscaré un volar sin alas.

8 pinceles hicieron su aporte:

Lucio M. M. dijo...

lindo texto, lindo texto...
Pero no te preocupes por mi casa me visitan muchos pajaritos, asi que en cuanto vea a uno te lo voy a fotografiar y regalar si?. Bueno te dejo saludos, besos

kike dijo...

Un filósofo diría que esto una teoría del no ser, algo nihilista y cartesiana, con un final de boca existencialista. Un romántico, que representa la fugacidad de los instantes que se nos arrebatan impiadosamente. Un poeta, que es el hábitat de una ausencia. Un ornitólogo, parafraseando a Serrat, que llegaste tarde donde nunca pasa nada. Un literato, que es la metáfora sublime y lírica de lo que pudo ser. Un pragmático, que pájaro que comió, voló. Un fotógrafo, que es una foto al “pepe”. Un devoto, que hay que creer en los pájaros aún cuando no se vean. Richard Bach y Antoine de Saint Exupery estarían de acuerdo en tu vuelo desalado, Icaro no. Un budista, que el pájaro volverá. Yo, que el ave está donde debe estar, libre.

Kaitos dijo...

Qué lastima el no retrato, pero que lindo relato el suyo.

En mi viaje por el norte argentino visité el Parque Nacional Calilegüa. En él habitna numerosas especies de animales, y afortunadamente pude ver unos cuantos.

En un momento de nuestra caminata, nos detuvimos en un paraje, en el que habitaban unas Urracas bellísimas.

Nos disponíamos a tomar unos mates y unos panes, cuando notamos que nos observaban todos nuestros movimientos, como hacía unos segundos nosotros los mirábamos a ellos en sus hermosos movimientos.

Que grata sorpresa fue encontrarnos rodeados de estas aves, que de apoco se nos acercaron hasta tomar de nuestras manos migajas de pan.

Lamentablemente, sólo una foto salió. En ella se ve, una ráfaga de Urraca, despegando de mi mano.

Todos lindos recuerdos de ese viaje.

Besos
(voy a ver si puedo subir la foto al blog)

Mariana dijo...

Lo que pudo ser, lo que de todos modos no iba a ser. El pájaro entró en mi habitación por una ventana y después de casi morir en el ventilador de techo salió por la otra.

Lo curioso del caso es que lo que escribí, lo que acabo de contar también, todo es cierto, pero mi lectura es una hermosa alegoría de mis últimas dos semanas de vida.

Gracias por los aportes.

Pio. dijo...

Pero qué párajo más raro ese. Dicen que cuentan que hay pájaros que se retiran antes de llegar. dicen también que Salomón tenía un anillo que lo hacía apto para comprender el lenguaje de los pájaros. Si ese anillo existe hoy seguro que está en algún lugar donde no hay pájaros, asi que el propietario no solo no goza de ese beneficio, sino ni siquiera sabe que lo posee. También pasaría lo mismo de estar la preciada argolla donde los pájaros son tantos que sus voces se confundan en un incomprensible lenguaje. Para mí que está invisible; es decir tiene una existencia de nulidad y a medida que se vaya borrando ese vacío en donde no está, irá apareciendo. También puede ser que se haya ido ya.

amaliovilla dijo...

Es hermoso que el pájaro no figure en la foto.

Así tendrá el plumaje y el color que yo quiera, así será un ave como ninguna otra.

Has retratado un momento único. Has inaugurado un movimiento.

Veo venir a la gente con fotos del cielo diciendo: "en esta foto vemos justo el instante en el que el ovni ya no está".

Y será una evidencia irrefutable.

Jopi dijo...

Tiene su encanto el retrato, claro que sí. "Aquí posó un ave hace apenas un minuto". Es como exhibir un papel en blanco y decir que después alguien va a escribir algo memorable en él. Ese papel ya es hitoria.

Mariana dijo...

Pío: en mi experiencia de vida, la mayoría de los pájaros se retiran apenas han asentado sus pies sobre tierra relativamente firme. Qué decir del anillo de Salomón, dicho aquel que lo posea?

Amalio: quién pudiera vislumbrar las consecuencias de tamaño movimiento... qué lindo eso de que pueda existir todo lo que queramos que exista.

Jopi: y así es como de pequeñas hojas en blanco fue escribiéndose el mundo.

Saludos.

 
 
Copyright © Retratos u Obsesión
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com. Premium Wordpress Themes | Premium Wordpress Themes | Free Icons | wordpress theme
Wordpress Themes. Blogger Templates by Blogger Templates and Blogger Templates